Blanqueamiento dental con agua oxigenada

El blanqueamiento dental se ha vuelto más popular en los últimos años a medida que más productos salen al mercado. Pero muchos de estos productos pueden ser bastante caros, lo que lleva a las personas a buscar remedios más baratos, y aquí entran en juego remedios caseros como el agua oxigenada.

La forma más económica de blanquear los dientes en casa es el ingrediente principal de la mayoría de los productos para blanquear los dientes: el peróxido de hidrógeno.

¿Realmente funciona?¿Tiene efectos secundarios para la salud de nuestra boca?

blanquear dientes con agua oxigenada

¿Qué es el agua oxigenada?

Seguro que sabes qué es el agua oxigenada, pues este producto se ha usado durante «toda la vida» como antiséptico y desinfectante de heridas, pero seguramente no sabías hasta ahora que también se puede usar para blanquear los dientes de manera económica.

La composición química es muy parecida a la del agua: la única diferencia es que el agua oxigenada está compuesta por una molécula más de oxígeno que el agua, de ahí su nombre.

Una cosa que tenemos que tener muy en cuenta a la hora de hacer un blanqueamiento dental con agua oxigenada es la concentración de la misma, es decir, el grado de dilución. En la mayoría de las tiendas y farmacias, la concentración a la que podemos encotrar las botellas de agua oxigenada es del 3%, aunque en algunos casos varía y puede llegar a ser hasta del 10%.

¿Y por qué debemos de tener esto en cuenta? Porque diluciones demasiado altas (10%) de agua oxigenada pueden dañar el esmalte y el revestimiento externo de los dientes de forma irreversible. Para blanquear los dientes con agua oxigenada, nunca uses una concetración superior al 3%.

Teniendo esto presente, pasemos a detallar los dos métodos que existen para blanquear los dientes con agua oxigenada:

Pasta de dientes blanqueadora casera con agua oxigenada y bicarbonato

Una de las formas más comunes de blanquear los dientes con agua oxigenada es fabricanto una pasta de dientes casera con únicamente dos ingredientes: el agua oxigenada y el bicarbonato de sodio.

Con esta mezcla conseguiremos no solo blanquear los dientes, sino que también eliminaremos las bacterias y gérmenes de nuestra boca.

blanqueamiento dental con agua oxigenada y bicarbonato sodico

¿Cómo hacer esta pasta casera? Receta

  1. En un pequeño cuenco, mezcle 2 cucharadas de bicarbonato sódico con un poquito de agua oxigenada (una cucharadita de café).
  2. Comience a mezclar con una cuchara limpia ambos ingredientes.
  3. Al mismo tiempo, siga agregando poco a poco agua oxigenada hasta que obtengas una pasta espesa.a¡
  4. Use un cepillo de dientes para aplicar la pasta a sus dientes con movimientos circulares, durante dos minutos.
  5. Deje la pasta actuar en sus dientes por unos minutos (4 ó 5)
  6. Enjuague con abundate agua su boca, asegurándose de eliminar TODA la pasta de sus dientes

Enjuague bucal con agua oxigenada para blanquear los dientes

El segundo método, aunque menos recomendable, es el de usar el agua oxigenada como un ejuague bucal para mejorar el blanco de sus dientes.

¿Cómo hacer un enjuague bucal con agua oxigenada?

  1. Llene media taza con agua oxigenada al 3% 
  2. En la misma taza, agregue agua hasta tener una mezcla de agua y agua oxigenada al 50%.
  3. Mezcle bien ambos ingredientes.
  4. Agite su boca con ese enjuague durante 30 ó 60 segundos.
  5. Escupe el enjuague.
  6. Enjuagate bien la boca con abundante agua.
  7. Cepille sus dientes como lo hace de forma habitual.

Contraindicaciones y efectos secundarios

Al blanquear los dientes con agua oxigenada tenemos que tener mucho cuidado, ya que podríamos causar daños irreversibles en los dientes. Para evitar estos daños, siga las siguientes instrucciones:

  • No deje el agua oxigenada mucho tiempo en contacto con sus dientes. En el caso de la pasta de dientes, no la aplique por más de dos minutos; en el caso del enjuague bucal, por más de un minuto.
  • NO ABUSE de este remedio natural. No aplique agua oxigenada muy a menudo, como mucho UNA VEZ POR SEMANA.

Uno de los efectos secundarios que puede aparecer, y que es muy común, es la aparición de sensibilidad dental al frío o al calor. Esto es normal y debería de desaparecer con el paso de los días.

Otro efecto secundario más grave es que podemos dañar la raíz de nuestros dientes, siendo peor el remedio que la enfermedad.