El bruxismo: Qué es, causas, síntomas y recomendaciones

todo sobre el bruxismoEl bruxismo se define como una actividad anormal y parafuncional  de los músculos de la masticación que se realiza de forma inconsciente.

Las personas con bruxismo (que pueden ser tanto niños como adultos)  mantienen los dientes en contacto durante un periodo largo de tiempo y con una fuerza que, en ocasiones, llega a alcanzar el 60% de la máxima que se puede ejercer en la masticación normal lo que ocasiona problemas en los dientes, articulaciones y músculos de la boca.

Se manifesta de dos formas o puede, incluso, aparecer ambas conjuntamente:

  • Bruxismo céntrico: Es cuando se aprietan los dientes.
  • Bruxismo excéntrico: La dentadura superior e inferior se frotan y producen el rechinamiento (usualmente ocurre durante el sueño)

Son diversos los factores asociados con la aparición de bruxismo siendo los más importantes el estrés, la ansiedad y la posición durante el sueño.

Debido a que el bruxismo, muchas veces, ocurre cuando se está dormido, existen personas que no se dan cuenta que lo padecen hasta que observan:

En los dientes:

  • Abracciones Desgastes dentarios a nivel de los cuellos de los dientes en forma de hachazos.
  • Desgastes oclusales La superficie oclusal (la que usamos para masticar y triturar los alimentos) se aplana o incluso aparecen depresiones y hundimientos.
  • Fracturas dentarias

En las encías:

  • Éstas se debilitan y, al cabo del tiempo, se presentan inflamación e incluso movilidad en los dientes.

Igualmente surgen síntomas como los siguientes:

  • Dolores de cabeza, ya que la musculatura, tanto masticatoria como del resto de la cabeza están relacionadas, y, por ello, es fácil que se produzcan dolores en las sienes.
  • Dolores de cuello y espalda
  • Dolor o fatiga en la articulación de la mandíbula  No sólo al comer y abrir y cerrar la boca, sino también en reposo.

Recomendaciones

Colocar un protector bucal o férula para eliminar el hábito reflejo producido en el cerebro.  Éste es un aparato de resina rígida o acrílica dura termopolimerizable, de quita y pon, diseñado de tal manera que, mientras se lleva puesta, evita que los dientes entren en contacto entre sí, disminuyendo los desgastes o el rechinamiento.

Se aconseja no empezar a usarla por la noche porque puede interferir en el sueño; es mejor iniciar su uso varias horas durante el día, mientras se esté realizando alguna otra actividad.

Igualmente, recomendable es acudir a una clínica dental para que  confeccionemos su férula a medida de la boca de la persona que sufre de bruxismo.  Se debe seguir pautas de revisiones periódicas para que nuevamente se ajuste porque la férula, con el tiempo, se va desgastando.

Deja un comentario